Celebra el día de la tierra con tus pequeños

día de la tierra

Nuestra tierra debe estar protegida para que sus grandes recursos puedan estar disponibles para nosotros (y nuestros hijos) durante muchos años más.

Nunca es demasiado pronto para empezar a enseñar a los niños la importancia de mantener nuestro planeta limpio y aprender a reducir, reutilizar y reciclar. Con un poco de guía y supervisión, los niños pueden ser súper creativos ayudando y disfrutando el mundo en el que viven. El hecho de que sean pequeños no significa que no puedan ayudar a hacer un cambio. Después de todo, pequeños pasos pueden conducir a grandes cambios.

Decora una ToteBag

Ahora hay muchas bolsas totebag, que además hay en muchas tiendas y son muy baratas, son una alternativa al papel o plástico tradicional. Hechas de algodón, lona, poliéster o polipropileno reciclado, estas bolsas son lavables a máquina o fáciles de limpiar con un jabón suave y un paño húmedo. Elige una bolsa que te guste y deja que tu hijo coja su material de manualidades preferido (pintura acrílica, rotuladores de tela o lápices de pintura, apliques, pegatinas, etcétera) para decorarla. Puedes ayudar con las partes más difíciles de la decoración, como escribir su nombre o pegar algún complemento con el pegamento. Tu peque estará orgulloso de usar su bolsa de la tierra para llevar juguetes o el almuerzo.

Reutiliza materiales para manualidades

Cajas de cartón, de zapatos o de plástico, revistas viejas, telas, cintas y botones. Hay muchos vertederos activos en España que contienen mucho material que ya no se puede reciclar y no tiene adónde ir hasta que se descomponga, si es que se puede descomponer. Transforma una botella de leche vacía en un comedero para pájaros y llénala de alpiste antes de colgarla en un árbol. Crea una maceta haciendo agujeros en la parte inferior y cortando la jarra de leche por la mitad y decórala con los materiales que ya tienes por ahí y que no vayas a usar. Hay muchas opciones.

Planta un jardín de frutas o verduras

Si tienes la suerte de tener un jardín en casa o una parcelita de campo cerca, puedes dedicar el día a plantar frutas o verduras. Es algo que te aseguro que va a encantar a los peques, especialmente a los que les gusta ensuciarse. Elige sus semillas de frutas y verduras favoritas para cuidar durante todo el año. Los niños harán un buen ejercicio; también aprenderán a nutrir el medio ambiente y que las plantas pueden ayudar a limpiar nuestro aire y proporcionar una alimentación saludable

Jugar a buscar el tesoro del día de la tierra

Haz una lista de cosas para que tu hijo recolecte al aire libre, como piñas, hojas, flores, piedras y palos. Puedes añadir cosas a la lista como botellas de plástico o vasos de papel. Sal a caminar por tu barrio o a un parque cercano. Cuando haya reunido todos los elementos de la lista, puedes hablar sobre el papel que desempeñan y el impacto que tienen en el entorno. Por ejemplo, los palos son recolectados por pájaros para hacer nidos y las flores tienen néctar que las abejas llevan a sus colmenas para hacer miel. Los artículos de papel y plástico, por otro lado, son basura que no pertenece a la naturaleza y siempre deben reciclarse para que no continúen contaminando o dañando el medio ambiente.

Recoge basura en tu barrio

Los niños constantemente cogen cosas del suelo incluso cuando no queremos, entonces ¿por qué no animarlos a limpiar la tierra? Coge un par de guantes y algunas bolsas de basura y ve a tu parque habitual, parque infantil o playa favoritos. Pasa unos minutos con tu nene (mejor en edad preescolar) limpiando y recogiendo basura. Deja que recoja papel y productos de plástico, asegurándote de que no coja nada peligroso, como cristales rotos o cosas así. Es un buen momento para explicar por qué es importante mantener la tierra limpia. Dile cómo la basura puede enfermar a los animales si la confunden con comida o cómo la basura puede aumentar los gérmenes y bacterias que no son buenos para la higiene y la salud.

También es posible que quieras explicar cuánto tiempo tardan en descomponerse algunas piezas de basura. Por ejemplo, una bolsa de plástico puede tardar al menos 10 años en descomponerse, las latas de aluminio hasta 200 años y los pañales desechables unos 500 años.

Clasifica y separa para reciclar

Hoy en día, muchas casas tienen contenedores separados para reciclar, y en todas las ciudades hay contenedores de reciclaje para botellas y latas, papel y desechos de jardín. Si ya tienes papeleras en casa, involucra a tu peque en edad preescolar en la clasificación de los materiales reciclables. Llévalo a un supermercado local y déjalo analizar por ejemplo la cantidad de plástico que hay.

Haz un juego para ver cuántas botellas y latas puede reciclar, y dale algo en recompensa. Aunque debe tener claro que la mejor recompensa es que ha ayudado a hacer el mundo un poco mejor.

Basado en el artículo original de Heidi Deal https://www.parents.com/toddlers-preschoolers/activities/outdoor/earth-day-activities-preschoolers/.  Heidi Deal es una escritora y madre independiente. Se centra en escribir sobre temas que afectan a los niños, los padres, los animales y el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *