¿Vas a tener Gemelos? 15 cosas que no te habían contado

Gemelos

¿Has sido o vas a ser madre de gemelos o mellizos? En la nanitanana tenemos todo lo que necesitas para darte el doble de tranquilidad. Descubre nuestra categoría para Gemelos! 

1 Si sales de casa con dos bebés la gente se preguntará automáticamente cómo han sido concebidos. Casualmente todos están ridículamente interesados en saber si ha habido un proceso de fertilidad asistida de por medio o han sido concebidos de forma natural. Así que paciencia, sea como haya sido, es tu decisión contestar amablemente y con una sonrisa a las preguntas.

2 Tu talla de ropa crece desmesuradamente.  Bueno, tu talla de todo. ¿Sabes cuándo a las embarazadas de uno se les pregunta si están a punto de dar a luz en la etapa final del embarazo cuando sus cuerpos están en su punto más agrandado? A las madres de mellizos o gemelos empiezan a hacerles esa pregunta prácticamente desde el primer mes de embarazo.

3 Si son idénticos, es más que probable que tú seas la única persona que realmente puede distinguirlos. Para una madre de gemelos, la diferencia es obvia, los ojos de uno son ligeramente más redondos que el otro, o las orejas de una están un poquito más separadas que las de la otra. Tus amigos querrán estar de acuerdo contigo, pero lo normal es que realmente no lo noten.

4 Eres consciente de que solo tú, las madres de otros gemelos y los que hacen maratones del señor de los anillos sois conscientes de lo que significa realmente la palabra cansancio. La gente habla de lo agotadora que es la vida de una madre de un recién nacido. Bueno, duplica esto. Las comidas nocturnas y los cambios de pañales duran una hora y media, y tus bebés volverán a tener hambre en unos 45 minutos.

5 Una vez que descubras el punto de criar a los gemelos te sentirás como una superheroína. Entre averiguar dónde va todo y desarrollar la resistencia y el equilibrio para mantenerte en pie, vas a estar muy orgullosa de ti misma.

6 La gestación de gemelos te va a permitir cuidarte los senos de una manera completamente nueva. Es posible que hayas estado orgullosa de tus pechos antes, pero nunca los has respetado tanto como lo harás después de dar pecho a gemelos. Esas tetas se merecen una cena especial y uno, o dos masajes relajantes en la espalda.

7 Los disfraces son una maravilla, hasta que tus gemelos puedan decidir por sí mismos. Mientras son lo suficientemente jóvenes como para confiar en tus decisiones, puedes disfrazarlos de todo lo que se te ocurra, especialmente si son grandes dúos de la historia. Pan y mantequilla, cactus y mexican, indio y vaquero, Thelma y Louis, lo que se te ocurra. Luego ya decidirán si quieren ir de princesa o storm trooper. Llegará.

gemelos

8 Las puertas son el demonio. Después de sacar dos sillitas del coche y llevarlas a una puerta, ahora tienes que abrir una, abrir la puerta, poner ese bebé dentro, volver a salir recoger otro bebé y hacer lo mismo. Ojalá todas las puertas fueran giratorias.

9 Compartir puede ser difícil. Los gemelos pueden aprender a compartir más tarde. Si en cuanto a ropa sí que te recomendamos que compres ropa en colores neutros que puedan compartir para evitar comprar dos de tos, en lo que a juguetes se refiere te recomendamos comprar dos iguales. Iguales, iguales. Si no quieres ponerte a discutir con un bebé acerca de que el suyo es el verde o el amarillo, cómpralos iguales.

10 Comprende la importancia de mantenerse alerta (siempre). Cuando tienes dos nenes que se arrastran en direcciones opuestas, te gustaría haber pasado más tiempo haciendo atletismo en tu vida, porque vas a necesitar un buen triple salto y una agilidad excepcional. Esos pequeños son más rápidos de lo que parecen y siempre están preparados para nuevas y emocionantes formas de asustarte.

11 A veces uno de los bebés llora, y no puedes hacer nada por arreglarlo, es más, no sentirás culpa por ello. Las madres de gemelos aprenden desde el principio que no pueden estar siempre pendientes de los dos niños. Que a veces un bebé se tirará en el suelo y llorará mientras cuidas del otro. Inicialmente te sentirás mal por ello, pero hay veces que no puedes dar más de ti.

12 Durante los primeros años, te puede costar simpatizar con las madres que tienen un bebé. Eres una persona agradable, pero si una madre se queja porque no tiene tiempo para ducharse, te hará gracia ver como sí lo tiene para hacer papillas orgánicas caseras de frutas y verduras.

13 Por otra parte, después de los primeros años te sentirás (ligeramente) mal por aquellas mamás y papás que solo tienen un bebé, porque tienen que estar todo el tiempo en el suelo jugando mientras tú puedes estar en el sillón mientras tus dos hijos juegan al juego de a ver quién chupa más veces la cara del otro antes de que uno grite. Por ejemplo.

14 Tu pareja será, literalmente tu pareja. Ya no habrá más ¿“has cambiado al bebé”? Porque siempre hay alguno que cambiar. El apoyo mutuo siempre es necesario, pero en este caso es esencial.

15 tu vida es ruidosa, muy ruidosa. No solo tienes el placer de dos bebés llorando, sino que más tarde también querrán contarte el chiste más largo de la historia al mismo tiempo o explicarte tooooodo lo que han aprendido hoy en el cole.

gemelos

Estas son algunas de las cosas más significativas y que de normal no te cuentan a la hora de tener gemelos. De todas formas, si tener un hijo es maravilloso, tener dos multiplica esa “maravillosidad”. Así que disfruta de este momento, y paciencia.

En la nanitanana tenemos todo lo que necesitas para ti, y para tus gemelos o mellizos. Visita nuestra categoría Gemelar!

Y tranquila, porque tienes gente encantadora a tu alrededor que siempre va a querer echarte una mano. Además, por supuesto de que tu pareja debe, y seguro que estará siempre a tu lado para apoyarte en los momentos difíciles, disfrutar de los felices y para compartir todas las tareas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *