Tips para conseguir que tu bebé duerma por la noche

El sueño de un bebé es un problema que asusta y preocupa a todos los padres. Si has llegado a este artículo, seguramente sea en búsqueda desesperada de alguna solución para evitar que tu bebé no pare de despertarse por las noches.

En estos casos es muy común recurrir a Internet para que el gigante de información nos de alguno consejos, y eso es exactamente lo que vamos a hacer en este artículo: proponer algunos tips para conseguir que tu bebé duerma por la noche.

Aún así, debes de tener cuidado con el tipo de información que encuentras por Internet. Ya hablamos en este blog sobre los mitos comunes sobre el sueño del bebé. Mucha de esta información no es más que mitos e ideas erróneas que nos pueden llevar a confusión.

En este artículo te ofrecemos algunas cosas que puedes hacer para asegurar el descanso del bebé y, por supuesto, el tuyo. Sin embargo, estos consejos no son médicos, por lo que si el problema es frecuente deberás acudir en manos de un profesional. Él podrá darte la mejor solución.

¿Por qué mi bebé no duerme bien?

Las causas que hacen que el sueño del bebé no sea el deseado suelen ser fáciles de detectar y prevenir. Aquí tienes las más comunes:

Lleva un control de alimentación

La buena o mala alimentación del bebé influye de manera directa en el sueño. Además de llevar una alimentación saludable, es recomendable darle de comer siguiendo unos hábitos. Cuando un bebé llora, quizá sea por hambre, pero cuidado, esto no siempre es así.

Si le das de comer cada vez que llora, su estómago se acostumbrará a comer en cantidades pequeñas cada muy poco tiempo. Asociará llanto con comida, y comida contigo.

Debes respetar unos horarios para dar de comer a tu bebé, así será más fácil generar una rutina que poco a poco se convertirá en hábito y más tarde en costumbre. Las horas pueden ser aproximadas, no pasa nada si un día cambias la hora de comer, pero ten en cuenta que sus horarios dependen de los tuyos.

Otro aspecto que debes evitar es darle de comer para ir a la cama. De esta manera, Si un bebé está acostumbrado a quedarse dormido mientras come y se despierta, pensará que la única forma de volver a dormirse es volver a comer. Te recomendamos que dejes pasar un rato para acostarlo tras haber comido, así no asociará comer con dormir.

bebé tips

Angustia de separación

Cuando el bebé se hace más mayor comienza la llamada ‘angustia por separación’ o el conocido ‘berrinche por buscar a mamá o papá’. Nos referimos a los padres porque son las figuras más cercanas al bebé, pero esto puede ocurrir incluso con la dependencia a un objeto, como podría ser un osito de peluche.

Esta dependencia suele aparecer entre los seis meses y los dos años edad, cuando empieza a desarrollar su sentido de añoranza. Y es normal, está acostumbrado a pasar la mayor parte del tiempo y a depender de ti. No os angustiéis, poco a poco irá comprendiendo que, aunque quiera, su madre no puede estar siempre. Poco a poco llegará a comprenderlo.

Para evitar este problema deberás fomentar el aprendizaje, la libertad y el autoconocimiento de los más pequeños durante sus primeros meses de vida. Quizá te interese conocer el método y las camas Montessori, que le ayudarán a hacer frente a este problema desde que son apenas unos bebés.

Deja que duerma por el día si lo necesita

La idea de que si duerme mucho de día, dormirá poco por la noche no es del todo cierta. Un bebé que ha dormido varias siestas por el día es bastante más probable que duerma por la noche.

Lo que ocurre aquí es que uno de los factores que puede mantener a tu bebé despierto sea el excesivo cansancio de su cuerpo. Así que debes de tener en cuenta las horas de sueño recomendadas según la edad y tratar de seguirlas.

 ¡No olvides el pañal!

Asegúrate de que el bebé se acuesta limpio y seco antes de irse a dormir. Este hábito será más agradable para él y para ti. Pero ten en cuenta que si el bebé se acostumbra a que le cambies los pañales cuando está en el colchón de cuna o a punto de dormir, llorará cada vez que se sienta incómodo o mojado.

Evita juegos por la noche

Es normal que un niño que lleva tiempo despierto, además de llorar, haya perdido el sueño y quiera estar con sus padres para que lo entretengan. ¡Pero no te pases con los mimos! Si se acostumbra, cada vez que se despierte querrá que le acompañes. Esta dependencia no será buena para su ritmo de sueño.


Todas las recomendaciones que te damos son importantes para tenerlas en cuenta, pero no deben convertirse en un manual que hay que cumplir a rajatabla. Nadie mejor que tú para saber qué necesita tu hijo, cuándo y cómo, así que ten en cuenta tu sentido común e instinto protector. Y por supuesto, ¡disfruta al máximo de la experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *